Estratigrafía e interpretación paleoambiental de la porción superior de la sucesión

Autores: 
Carina Colombi, Paula Santi-Malnis, Gustavo Correa, Oscar Limarino
Año de la publicación: 
2 014
Revista: 
Conference: XIX Congreso Geologico Argentino
Abstract: 
La cuenca Marayes-El Carrizal, ubicada al SE de la provincia de San Juan, contiene depósitos triásicos de un rift continental. Tres unidades estratigráficas fueron definidas inicialmente para esta comarca: Formaciones Esquina Colorada, Carrizal y Quebrada del Barro (Bossi, 1976). La edad de la Formación Quebrada del Barro ha sido asignada al Triásico Superior Noriano en base al hallazgo de sauropodomorfos basales que se correlacionan con los hallados en la Formación Los Colorados de la cuenca de Ischigualasto Villa Unión. Estudios geológicos de detalle en los sectores australes de la cuenca mostraron que hacia el techo de la Formación Quebrada del Barro se depositó otra unidad con facies de color rojo más oscuro, alta proporción de facies de canal con conglomerados angulosos y muy escasos depósitos pelíticos de llanura. Esta unidad es también poseedora de paleovertebrados pero correlacionables a los massospondylidos del depocentroMogna asignados al Triásico Superior (Raetiano)-Jurásico Inferior. Consecuentemente se propone un nuevo ordenamiento estratigráfico para la cuenca Marayes-El Carrizal incluyendo una nueva unidad en el techo de la sucesión. En este trabajo se presenta una descripción litofacial preliminar y la interpretación de la evolución paleoambiental de ambas unidades cuspidales. Las mismas fueron depositadas en un contexto paleoambiental similar como parte de un sistema distributario fluvial, tal como fuera definido por Nichols y Fisher (2007) y su interacción con un depósito distal de barreal. En la Formación Quebrada del Barro se definieron cinco asociaciones de facies: A-E (Tabla 1). En la nueva unidad fueron definidas dos nuevas asociaciones de facies (AF F-G) y reconocidas dos de la unidad anterior, AF B y D (Tabla 2). La Formación Quebrada del Barro se caracteriza entonces por la asociación de depósitos de canal y lóbulos de derrame terminales que corresponden a las facies medias (AF A-C) de un sistema fluvial distributario. Hacia el techo, se reconoce una rápida retrogradación del sistema observándose facies distales (AF D) del mismo sistema y finalmente depósitos salinos de barreal (AF E). La nueva unidad en cambio comienza luego de una gran progradación que ubica sobre los depósitos de barreal, depósitos proximales (AF F) del sistema distributario fluvial y hacia el techo una nueva retrogradación observada por el rápido pasaje a través de depósitos distales (AF B y D) a un barreal.